marketing digital para musicos

¿Eres un músico o tienes un grupo y quieres promocionarte a través de internet? ¿No tienes claro por dónde comenzar y qué hacer? Pues te invito a leer este post donde hablaremos de «Estrategias de Marketing Digital para Músicos«

Una de mis principales aficiones es la música y en especial la música rock. En el artículo de hoy he querido mezclar el marketing online con la música.

Para este post tengo el gusto de invitar a mi exalumno César Espi, músico, locutor, podcaster, redactor musical y ahora también, un excelente profesional del Marketing Online. Te recomiendo leer su maravilloso blog sobre marketing, música y podcast. César nos contará basado en su experiencia cuáles son los pasos a seguir para promocionar un músico o grupo musical con diferentes tácticas de marketing online.

Adelante, César…

El músico y escritor estadounidense Ian Svenonius publicó en 2014 una disparatada guía para músicos advenedizos: “Estrategias Sobrenaturales Para Montar una Banda de Rock”. Un recetario de instrucciones que se basaba, fundamentalmente, en realizar sesiones de espiritismo con artistas afamados, entre ellos Paul McCartney (que como todos sabemos murió en 1966), para extraer de ellos los enigmáticos secretos del éxito.

En 2019, tan solo 5 años después, podemos afirmar categóricamente que la mejor ouija para atraer público a los conciertos y escuchas a las canciones se encuentra en Internet.

La esotería, como recurso, es válida: Bob Dylan no salía de su casa sin consultar a una tarotista y Antonio Carlos Jobim se comunicaba con el fantasma de un oficial nazi arrepentido; pero seamos serios, en la era digital nuestro espectro valedor se llama Google y su médium: Marketing Digital Para Músicos.

ESTRATEGIAS PRÁCTICAS PARA PROMOCIONAR TU MÚSICA.

  • Tu música eres tú:

Hubo un tiempo en que los músicos debían pasar, irremediable e indolentemente, por una discográfica. ¿Es esto necesario ahora? La respuesta es NO.

Algunos sellos discográficos monolíticos, como por ejemplo Motown, eran símbolo y garantía de un sonido. De hecho, sus logotipos llegaban a ser más importantes que los de las bandas que promocionaban y sus patrones, en ocasiones enfermizos, convertían a los artistas en engranajes de una maquinaria muy parecida a la de la producción en cadena.

Muchos artistas se vieron entonces atrapados por contratos leoninos manifiestamente contrarios a la creatividad. Una prisión que exigía un alto precio para el indulto: Prince o Emitt Rhodes dieron ulceroso testimonio de ello.

Te alegrará saber que esto ya no es así. Ahora, el éxito de tu proyecto musical puede, por primera vez en la historia de la música, depender de tus propias decisiones.

¿Pero cómo?, te preguntarás. Fácil. Sigue estos pasos, dedícate a hacer la mejor música que puedas y olvídate de topar con personajes como Stanley Polley, Phil Spector o el coronel Tom Parker. Tu carrera musical, por fin, en tus propias manos. Toda tu música en internet ¿Te lo imaginas?

phil-spector

 

  • Solo o acompañado:

Los avances tecnológicos permiten el formato “one man band” más que nunca. Programas relativamente sencillos y económicos como Cubase, del que encontrarás docenas de tutoriales en YouTube, te permitirán grabar tu música con una calidad sorprendente y una inversión razonable.

Se podría decir que, gracias a este formato, emergen cada día centenares de nuevos talentos otrora condenados al anonimato forzoso.

No obstante, sigue siendo fundamental tocar en directo, dado que las ventas de discos o royalties por descargas digitales difícilmente te convertirán en Steely Dan o Harry Nilsson: músicos que decidieron evitar los directos y que, sin embargo, ingresaban fuertes sumas por las ventas de sus discos.

Los mismos avances que permiten grabaciones caseras de calidad, también facultan para llevar arreglos funcionales a un directo. Ya no hay excusa. Como Al Pacino en “Scarface”: The World Is Yours.

world-is-yours

  • El estilo:

No importa el estilo. Ya no. Tampoco ser un virtuoso, el antimúsico o DJ. Si algo ha traído internet es la libertad creativa: puedes hacer óperas conceptuales, psicodelia, pop cristiano, rock duro, bandas sonoras o incluso engendros musicales inclasificables.

Cada cosa que hagas debe estar enmarcada en la famosa frase que el torero “El Gallo” le espetó al filósofo Ortega y Gasset cuando éste le dijo que su trabajo consistía en pensar: Tié q’haber gente pa’tó. Sin duda, esto así es.

Lo único importante es llegar al mayor número posible de personas, encontrar tu público objetivo (target) y, eso sí, evitar el plagio; porque esto sí te traerá problemas.

Las décadas anteriores a los 2000 obligaban. La industria y los músicos interpretaron roles muy marcados en cuanto a tendencias y líneas de negocio. Todos recordamos el calvario que tuvieron que pasar los músicos de rock progresivo de los ´70 para adaptarse a las sonoridades espaciadas de los ´80 y los del synth pop de esta época a los gustos guitarreros de los ´90. Una tortura.

Lo magnífico que están teniendo los 2000 es su asepticismo, pues todas las décadas anteriores están presentes con el mismo grado de aceptación. Aprovéchate.

Ahora, solamente en Facebook, puedes acceder a enormes cantidades de público reunidas en torno a grupos de gustos, no importa cuales. La palabra mágica que abrirá las puertas del delirio se llama segmentación.

  • Copyright/Copyleft.

No es necesario que registres tus canciones en la SGAE, ni que pagues por ello; pero tampoco se te ocurra ir colgando tu música por ahí sin protección alguna. Sin la debida protección podrían robarte las ideas o directamente las canciones y no podrás hacer nada para impedirlo.

El copyleft nació para dar cobertura legal de los derechos de autor de tu música pero sin restricciones al público. No podrás cobrar por la difusión de tu obra; pero tampoco te la podrán robar o modificar.

Esta opción te permitirá ser más asequible, y es aconsejable mientras los proyectos se van afianzando; siempre tendrás tiempo de funcionar a través de copyright cuando empieces a tener ventas y visibilidad.

No te equivoques. El mundo de la industria discográfica ya no es lo que era. Se venden muchísimos menos discos físicos, han dejado de interesar los LP en post de los singles y el streaming lo es todo (el 80% de los ingresos de la industria del disco salen ya de aquí).

No hace mucho, Steve Lukather, el guitarrista de la legendaria banda Toto, ponía a caer de un burro a Spotify e Itunes diciendo que no veía un céntimo de las descargas que se hacían de su música en 35 años de carrera, sobretodo de algunas piezas realmente populares (Africa, Rossana, Hold The Line). ¿Sabes cuál es el verdadero problema de Steve? Que no es él quien controla su obra.

Puede que algunas plataformas sólo valgan para divulgar tu proyecto musical sin demasiada contraprestación, es posible que tan solo pongan tu música en internet gratis, no obstante, hay más formas de monetizarla y las conocerás si sigues leyendo con atención esta estrategia digital.

steve lukather

Steve lukather

 

  • La web de tu proyecto es tu dossier.

Antiguamente, adherido a la copia de tu música en formato físico, se acompañaba un dossier ilustrativo de tu biografía para los sellos o las salas de conciertos.

Ese collage informativo, hecho a mano y con el mismo cariño que Ferrán Adrià deconstruía una tortilla de patatas, acababa encima de una máquina de tabaco o, con suerte, en el cajón de alguna oficina entre una docena de papeles que, irremediablemente, terminarían adornando el fondo de una papelera.

Tu dossier es tu web, y hacer una web sencilla en WordPress es gratis, intuitivo y permanente. Aprovéchate de los cientos de tutoriales que hay en internet o contrata a un profesional que te la gestione.

Primero deberás hacerte con un domino (son baratos, apenas 1€) con el nombre de tu proyecto, después, contratar un servicio de hosting donde albergar tu web. Hay muchas ofertas y no suele pasar de los 50€ al año. Merece la pena, créeme.

Encuentra las palabras clave por las que los posibles usuario de tu música puedan estar interesados en buscar en Google: rock, rock duro, pop, rock Alicante, conciertos en Alicante, bandas de rock en internet…, y hazlas extensibles a todo tu sitio web. La herramienta gratuita Ubbersuggest, te ayudará en este proceso.

Asegúrate de usar esas palabras clave junto al nombre de tu proyecto en las url de cada página, los títulos, h1 y h2, slugs y metadecripciones.

Hazte fotos y usa las “alt text” con cada palabra clave para que Google las enfoque como es debido.

Ya estás en el mundo virtual y asequible a millones de personas; pero ten paciencia. Esto no es como en “Fantasía”, posicionar es una ciencia que requiere tiempo y dedicación.

  • ¿Un Blog?

¡Por supuesto!. Seguro que un artículo vibrante sobre tu recorrido, sobre tus pasiones e influencias o sobre tus conciertos vas a ofrecer puedes hacer, al menos, una vez al mes.

Cada post en tu blog dotará a tu web de un contenido genuino que Google posicionará sobre todas aquellas bandas o solitas que no lo hagan (la mayoría). Aquí está el vellocino de oro. Cuanto más promulgues tu actividad, más se sabrá de ti y eso, evidentemente, atraerá a más fans. Eres un predicador en un mundo de crédulos.

Haz de tu música una religión, un espacio de debate, un lugar donde sentirse como en casa. Enlaza a otros artistas, busca a críticos musicales, podcasters, locutores de radio, dueños de salas de conciertos, nuevos y viejos artistas en tu línea y pirrados por tu género (influencers, al fin y al cabo).

Antes sólo existía la radio y la TV para hacer promociones. Ahora las opciones se han multiplicado por 100. De nuevo, es sólo cuestión de tiempo y dedicación. Ver crecer tus visitas es un sustituto de las drogas: ¡say no to drugs, say yes to slugs!

Piensa que tu actividad es muy valiosa para todos aquellos que se dedican a la comunicación. La sal de su vida eres tú. Os necesitáis mutuamente.

Cada nueva entrada será una flamante nueva posibilidad para que ellos se luzcan; pero pónselo fácil. Descríbete bien, da un contenido limpio y usable. Facilítales el trabajo, te lo agradecerán tanto que no tendrán más remedio que promocionarlo. Sé de lo que hablo: cada vez que he de reseñar una banda o hablar de ellas en la Revista Üalà he de inventarme el contenido porque lo esencial lo dan por entendido (uno de los errores más recurrentes en el mundo online).

Los Community Managers nacieron como los managers de antaño, solo que ya no van por ahí retorciendo brazos o asistiendo a eventos por compromiso, ahora lo hacen desde casa, en batín y pijama.

  • Lo que se puede medir, se puede mejorar

Existen herramientas de medición que son determinantes a la hora de poner en marcha un proyecto.

He pasado años de mi vida haciendo discos que, por falta de conocimientos de marketing, han quedado para calzar sillas. Si tienes datos sobre la difusión de tu producto, puedes trazar una estrategia digital de marketing y con ella, mejorar tu posicionamiento, monetizar su contenido y conseguir conciertos, descargas, ventas y promociones.

Decía Robert Fripp (guitarrista y alma mater de King Crimson) que existen varios tipos de fama: la familiar, la local, la provincial, la nacional, y así hasta la planetaria (sólo alcanzada por unos pocos como los Beatles). Si no evalúas el impacto de tus acciones estás condenado a ser el músico más famoso de tu casa; nunca olvides esto.

Todas las redes sociales disponen de herramientas de medición fabulosas, también las webs y blogs en WordPress: Google Search Console o Google Analytics, con las, además de conocer la cantidad de visitas diarias o mensuales y sus procedencias, podrás saber el origen de las mismas, el sesgo de edad, el sexo de tus escuchantes e, incluso, sus gustos.

Con todos estos ingredientes puedes preparar el mejor potaje musical que se haya degustado jamás.

Canales digitales streaming, tiendas de música y distribución

soundcloud

cdbaby

Comenzando por las gratuitas con más impacto como Soundcloud y Bandcamp. Hacerlas te llevará 1 hora, es divertido y, lo mejor de todo; es tuyo.

Al principio es bueno optar por difundir tu obra gratuitamente, siempre estarás a tiempo de añadir un álbum y ponerle un precio razonable.

Hazte amigo de otros artistas, difunde tus canciones por todas las redes sociales, cuélgalo todo en tu web. La forma más idónea es hacerlo mes a mes, despacio, sin demasiada prisa, dándote a conocer, guardándote un as en la manga. Una estrategia es importante, he visto artistas ávidos quemar su producto en apenas 5 días. Esto puede fundirte y lo que es peor, aburrir a tu público.

Hacer una canción, y no digamos un disco completo, es muchísimo trabajo y nadie lo valora; no nos engañemos: horas de ensayo, estudio, grabación, mezcla, arreglos, colaboraciones, masterización, art work… Esto sin contar posibles inconvenientes como que uno de los músicos abandone el proyecto a mitad de grabación (un clásico) o una vez hecho pienses que lo mejor es volver a empezar. Lyndsay Buckinham (Fleetwood Mac) era muy dado a esto; pero tenía pasta para pagarlo y mucho tiempo por delante. Tú, no eres Lyndsay Buckinham…

Para subir canciones a las plataformas streaming hace falta un intermediario. Él es el que se encarga de distribuir la música entre otros medios de difusión, entre ellos Spotify, Deezer, iTunes, Apple Music o Shazaam.

  • 1. ¿Qué hace el intermediario?

Es el encargado de tomar tus archivos y distribuirlos a los servicios que escojamos y, además, será quien recolecte los pagos (royalties) que recauden estos mismos servicios.

Los más usados son Tunecore y Cdbaby. Ambos tienen sistemas diferentes: Tunecore tiene una tarifa más baja pero se paga anualmente para mantener la música bien posicionada. En cambio, en Cdbaby, se paga una sola vez y la música queda subida hasta que tú lo decidas.

Estos servicios disponen también de un servicio de contacto, a través de email o Twitter, profesional y rápido.

El precio ronda los 19.99 dólares anuales. No obstante, si dejas de pagar, la música deja de estar disponible y la bajan. Recuerda que todo proyecto serio requiere de una inversión: ¿Tienes 17 € para gastar anualmente en tu proyecto? Si la respuesta es no, tu familia estará encantada de oírte tocar tus nuevas canciones en la cena de Nochebuena.

  • 2. ¿Cuánto cuesta subir los discos o singles a Spotify?

49 dólares por álbum + 20 por un código de barras UPC que es como un registro universal de discos que es obligatorio tener para publicar, es como el ISBN de los libros.

En el caso de los singles el precio es 9,95 dólares + Código de barras por 5 otros dólares.

  • 3. Servicios gratuitos de subida de canciones

Soundrop.com, que sólo cobra por subir covers. Si se sube música original ellos se hacen cargo de los códigos UPC y ISRC.

Adicionalmente Spotify se encuentra en un beta cerrado para permitir a los artistas independientes subir directamente su música, para tener acceso al beta deberás inscribirse en https://artists.spotify.com/upload   

4. ¿Qué necesito para subir un discos

  • Portada del disco en alta resolución
  • Archivos Wav (no se puede subir en mp3, ni ningún otro tipo comprimido)
  • Además para la tienda de la página de Cdbaby se requiere más información (esta no se distribuye a los otros servicios)
  • Biografía de la banda, reseña del disco, reseña corta de la banda y foto de la banda o solista.

Con todo esto listo, se envía y se entra en un proceso de revisión por parte de Cdbaby. Después de uno o dos días, llegará un correo de aprobación o de revisión final.

5. Programar la fecha de publicación

Es importante dar al menos dos semanas para la publicación en las distintas plataformas.

Existe una nueva funcionalidad teniendo la cuenta de Spotify Artist, que permite enviar las canciones directamente a los editores, por lo cual es importante tener unos días de holgura para que aparezcan en Spotify y luego poder enviarlas a las playlist.

De igual forma, los tiempos mínimos son estos:

  • iTunes 2 horas hasta 1 semana
  • Spotify hasta 5 días
  • Deezer desde 1 día hasta 2 meses
  • Shazam cerca de 1 semana

 

No llega ningún correo, ni aviso cuando las canciones están subidas, por lo que hay que estar revisando diariamente en cada servicio cuando aparezcan.

  • 6. Pago por reproducciones

Ahora viene lo interesante y las diferencias con los otros servicios de distribución como Soundcloud o Bandcamp. Los servicios en los que distribuye CDBaby pagan por las reproducciones.

Los algoritmos de pago no son públicos y finalmente uno sabe las cantidades al ver la contabilidad de Cdbaby. En resumen, el promedio del pago es cerca de 1 céntimo por reproducción de canción. Como dato, Spotify se demora como 2 meses en reportar los pagos.

7. La difusión:

Una vez tengas tu disco o single disponible, ya puedes empezar a difundir el material por las redes sociales, blog y web. Los necesarios son:

El envío de comunicado de lanzamiento por correo electrónico (Mailchimp).

Pagar anuncios en Facebook Ads e Instragram Ads.

Artículo en el blog y landing page de descarga en tu web. Fíjate en cómo lo hace Rosalía.

Publicación en tu canal de YouTube.

  • El paraíso de las Redes Sociales

Cuantas más mejor empleando la ecuación de tiempo/dinero. Siempre será mejor focalizarse en un par de un modo potente que abarcar mucho y apretar poco.

Las más interesantes para una banda siempre serán Facebook e Instagram, eventualmente, Twitter. Todas las redes disponen de la opción de promoción por pago, en el caso de Facebook e Instagram Ads con un alcance y segmentación realmente espectacular. Usar campañas segmentadas con cada proyecto se va a volver esencial en tu estrategia.

instagram para musicos

Imagen cortesía de los amigos de Freepik

  • ¿Linkedin es demasiado profesional para un músico?

En absoluto. Piensa que dentro de esta red profesional vas a encontrar a todos los directores de revistas, responsables de sellos discográficos, redactores de revistas, podcasters musicales, locutores de radio, articulistas, productores musicales, mezcladores, masterizadores, aficionados a tu género musical y otros músicos como tú.

Deja de pensar que un músico no es un profesional. ¡Lo es! Y como cualquier otro, también debe darse a conocer en la red de profesionales más amplia y poderosa que existe hoy día: Linkedin.

Trabajar esta red social, requiere paciencia y estrategia. Agregar los perfiles que más te interesen, darles a conocer tu trabajo a través de posts y entablar conversación con ellos por medio del chat o correo electrónico.

Tú también eres un profesional en busca activa de empleo. ¡Úsala!

  • YouTube es Dios:

Se trata de la segunda plataforma social más usada. 1.900.000 usuarios, por detrás de Facebook: 2.710.000 y por delante de Whatsapp: 1.500.000 (otra plataforma a tener muy en cuenta).

Un canal donde cuelgues tus videoclips, ensayos, discos y conciertos te va a abrir las puertas del mundo.

Tampoco es necesario contar con Martin Scorsese para dirigir tus propios vídeos. Actualmente dispones de herramientas de móvil tan precisas y fáciles de usar que puedes hacer verdaderas virguerías profesionales sin coste alguno y con un proceso creativo realmente divertido, entre ellas Kinemaster o Quik.

  • Wikipedia sin lugar a dudas:

Tener la descripción de tu proyecto en la enciclopedia libre más leía y visitada del mundo parece una buena idea, ¿no crees?

Wikipedia te dejará escribir la biografía de tu proyecto y añadir algunos datos relevantes como integrantes, ciudad de origen, intereses, anécdotas, discos publicados, proyectos futuros y tu foto.

Se debe evitar una escritura demasiado parcial o tendenciosa (tu mejor biógrafo puede ser alguien externo a través de las ideas que tú le proporciones) y evitar hacer publicidad y la autopromoción porque Wikipedia no lo aprobará.

Por fortuna, la propia enciclopedia incluye una zona de pruebas donde podrás subsanar todos los errores posibles y perfeccionar tu artículo antes de publicarlo definitivamente.

  • Estrategia digital e innovación, sí; pero nunca descuidar lo offline:

radio vieja 2

Imagen cortesía de los amigos de Freepik

La radio, la prensa e incluso la pegada de carteles funcionan tan bien como cuando se inventaron. Suponen una confirmación en el “mundo real” de la actividad de tu proyecto musical.

El cartel de un concierto debe tener también su impresión física para darla a conocer en algunos puntos clave de la ciudad donde residas. A su vez, solicitar y conceder entrevistas en radio o aparecer en reseñas de prensa local y especializada te hará llegar a los verdaderos amantes de la música. Algunas de ellas como Mondosonoro, Rolling Stone, Ruta 66 o Revista Üalà (en la que yo mismo soy redactor), harán más real tu propuesta a un público segmentado; el que realmente te interesa.

No debes tener miedo a enviar una nota de prensa o un correo con información concreta de tus lanzamientos o eventos públicos. Las revistas necesitan contenido y lo van a buscar. Si les facilitas el trabajo, tienes paciencia y eres insistente, acabarán por publicarlo. Se trata de un win-win.

Llegamos al final del artículo. Ahora, comienza tu experiencia real. Sigue estos pasos y, sobretodo, déjate aconsejar por quienes ya tienen proyectos en marcha exitosos.

El espionaje industrial, dentro del marketing digital, es una práctica necesaria. Observar a la competencia, examinar sus estrategias y mejorarlas, es parte del proceso natural del triunfo.

Como epílogo, recuerda siempre las palabras del divulgador científico Philip Ball: “La música es lo que en buena medida nos hace humanos. Sin ella, muy probablemente, nos hubiéramos extinguido hace mucho, mucho tiempo”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest