Marketizando

Para aquellos negocios que basan su estrategia de marketing en el poder de Internet, entre los que se incluyen la inmensa mayoría de las empresas actuales, el contenido lo es todo. Antes de que tu cliente se disponga a escuchar tus argumentos o a comprar tus productos, consume tu contenido. Incluso las marcas más importantes del mundo, que tienen una gran cantidad de seguidores enormemente leales están invirtiendo muchos recursos en su marketing de contenidos. De hecho, es a menudo la calidad y la relevancia del contenido presentado lo que ha hecho que les sean tan fieles en primer lugar, incluso aunque no supieran lo que estaban haciendo en ese momento.

Pero, ¿qué es exactamente el marketing de contenidos? Definámoslo. Puedes encontrar muchas definiciones de este término en la red, pero hay una que presentan el Instituto de Marketing de Contenidos  y  http://marketizando.com que resume bastante bien lo que es el marketing de contenidos:

“El marketing de contenidos es una técnica de marketing que se centra en crear y distribuir contenidos relevantes y valiosos para atraer, adquirir y vincularse a un público muy definido –con el objetivo de hacer que los posibles clientes acaben llevando a cabo una acción que les proporcione beneficios económicos”.

Como indica esta cita, la idea del marketing de contenidos es crear y distribuir un contenido que atraiga a tu audiencia y haga que pasen a la acción.

El contenido no es promocional.

Existe una diferencia fundamental entre el contenido y las estrategias de  marketing tradicionales. Es vital que entiendas cuál es esta diferencia, dado que de ello depende que tengas éxito en el marketing de contenidos o de que, por el contrario, fracases estrepitosamente. El contenido no es promocional. No es algo como un anuncio que intenta captar la atención del cliente y le anima a comprar un producto determinado El marketing de contenidos funciona de una forma mucho más sutil.

La leyenda de la publicidad David Ogilvy desarrolló una estrategia de publicidad enormemente exitosa. A medida que los consumidores se acostumbraban cada vez más a los mensajes promocionales, empezaron a ignorarlos prácticamente de forma instintiva. Así que, empezó a escribir anuncios de forma disimulada, redactándolos como si fuera la editorial de un periódico. Estas piezas se leían como si fueran noticias, informando al lector de algo al mismo tiempo que también le animaban a comprar.

Hoy en día, estamos aún más agobiados por la gran cantidad de publicidad que llega hasta nosotros. Las técnicas de marketing más tradicionales han dejado de funcionar. El marketing de contenidos va un paso más allá de lo que el inteligentísimo Ogilvy hizo a la hora de disfrazar los anuncios para que el consumidor no se dé realmente cuenta de que están ahí. No se trata de promocionar o de vender algo. Su única función es informar y ayudar.

Tu contenido informa, entretiene, atrae, ayuda y/o responde a distintas preguntas que tus consumidores pueden tener. No aparece ningún tipo de lenguaje promocional o que pueda estar relacionado con el intento de vender algo. La idea es que el consumidor utilice y disfrute de tu contenido, lo que hará que empieces a forjar una relación con él. Cuando esto ocurra, si quieren conseguir algo que tú ofreces, tú serás su primera opción.

Las 5 claves para construir una campaña de marketing de contenidos exitosa.

¿Qué hacen las marcas de contenidos que tienen éxito que no hacen las demás? Aquí te presento cinco claves que te ayudarán a construir una marca de contenidos eterna.

1. Entiende a tus clientes.

MArketizando

Esta es la clave más importante y es la base de todo tu marketing de contenidos. Tienes que conocer a tus clientes muy bien antes de poder proporcionarles un contenido que pueda gustarles. Además de averiguar su información demográfica y sus gustos, también necesitas conectar con ellos y escucharlos. Las redes sociales son una herramienta genial para conseguirlo.

2. Cubre las necesidades de tus clientes.

Una buena marca de contenidos cubre siempre las necesidades de sus clientes. Piensan en sí mismos como editores de contenidos y no como publicistas. Eres más como una cadena de televisión, creando y eligiendo la programación que piensas que a tu público puede gustarle. Tu trabajo es proporcionar a tu público algo que les guste, independientemente de  lo que sea ese “algo”. El contenido debe ser interesante, informativo, útil, entretenido y/o ayuda a tus clientes a solucionar sus problemas.

3. Sé consistente.

MArketizando

Uno de los elementos más importante que pueden identificar a una marca es la consistencia. Todas tus actividades de marketing y tus materiales necesitan transmitir el mismo mensaje a tus clientes. Con los contenidos de una marca pasa lo mismo. Los clientes aprenden a esperar el contenido que les proporcionas. Tienes que permanecer atento a sus sentimientos y a sus opiniones si quieres mantenerte en el buen camino.

4. Conviértete en una autoridad.

Proporcionando contenido a tus clientes, tu marca se convierte en una autoridad reconocida en su campo. Tus fans acaban percibiéndote como el experto al que necesitan acudir si desean saber cualquier tipo de información relacionada con tu nicho. Te conviertes en una verdadera autoridad en la materia. Una marca de contenidos exitosa no solo es considerada como la fuente principal de información sobre un nicho concreto, sino que el público también opina que sus productos y servicios son  los mejores del sector.

5. La calidad es lo primero.

El contenido actual que una marca proporciona a sus clientes debe mantener unos altos estándares de calidad.  Nunca debes defraudar a tu audiencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies