que pasa si no tenemos competencia web

Lo más normal cuando uno emprende un proyecto online es que tenga que lidiar con el “problema” de la competencia. En este tipo de casos, ofreceríamos un servicio (o producto) que los usuarios saben perfectamente que existe y lo demandan (en mayor o menor medida). Pero no estamos solos. El objetivo es darnos a conocer (nuestra marca) y hacernos más visibles y atractivos que la competencia. El reto no es que conozcan el servicio, es que nos conozcan a nosotros.

Ahora bien, ¿qué pasa en el caso contrario: si ni siquiera tenemos el problema de la competencia, porque nuestro servicio o producto es tan novedoso que los usuarios (y potenciales clientes) no saben ni que existe?

Hoy vamos a analizar ambos escenarios, centrándonos especialmente en cómo afrontar el desconocimiento de un servicio o producto por su novedad y falta de competencia.

Competencia vs desconocimiento

A veces nos puede dar la impresión de que está todo inventado y de que, apostemos por el nicho que apostemos, vamos a tener que afrontar el problema de la competencia.

En este caso, como he comentado al principio, se trata de que consigamos ser más visibles y más atractivos que nuestros competidores: podemos competir en posicionamiento, podemos competir por marca, podemos competir por precio y podemos competir rodeando nuestro producto o servicio de toda una serie de valores añadidos o periféricos capaces de hacernos más atractivos. Ahí está el reto.

Sin embargo, la realidad es que no está todo inventado y que hay negocios que, en lugar de lidiar con la competencia, tienen otro reto que tampoco es precisamente fácil: su servicio o producto es tan pionero, tan novedoso, que sus potenciales clientes no saben ni que existe y, por tanto, no lo buscan.

Ahora bien,  tampoco hay que pasar por alto que, en el caso de este tipo de productos o servicios tan novedosos que no tienen ni competencia, pueden darse dosescenarios:

1) La idea de negocio realmente no era tan brillante como nosotros mismos pensábamos: el producto o servicio no tiene realmente salida en el mercado, ya sea estructural o coyunturalmente, y/o alguien ya lo intentó en su día y fracasó, precisamente por la incapacidad del producto o servicio en cuestión para resultar de utilidad y poder captar demanda.

2) Hemos dado con un filón y realmente tenemos un producto o servicio capaz de cubrir una necesidad que el mercado hasta ahora había pasado por alto y/o que nadie antes había sabido desarrollar de la manera adecuada.

En el caso número 1, realmente poco hay que comentar más: en el intento por dar con una idea súper imaginativa y novedosa que a nosotros mismos nos entusiasma, hemos perdido el norte con respecto a su viabilidad como negocio.

En el caso número 2, las expectativas son prometedoras: hemos encontrado un filón que todavía nadie (o casi nadie) ha explotado y podemos convertirnos en líderes de referencia.

Sin embargo, hay un reto importante por delante: dar a conocer no solo nuestra marca sino un producto o servicio que quienes lo comprarían no saben ni que existe. Mientras que para lidiar con la competencia, podemos trazar una estrategia basada en un esquema de referencia, en este caso todo el campo está sin abonar. Hay que empezar desde cero.

Por dónde empezar: estrategia de difusión

Para verlo más claramente con un ejemplo práctico y 100% real, vamos a analizar el caso de la startup Deudae.com.  Se trata de una plataforma online de compensación de deudas, un servicio dirigido a empresas que a un mismo tiempo son deudoras y acreedoras y cuyo objetivo es dar una solución definitiva al problema de la morosidad empresarial.

Es un servicio bastante novedoso tal y como está planteado, cuenta con un público objetivo muy definido y cubre una necesidad existente y muy real, ya que el modus operandi consiste en conseguir que las empresas vayan saldando sus deudas pero sin tener que tirar de una liquidez que en muchos casos no se tiene. Se trata de pagar deudas con lo que a uno le deben.

Los propios fundadores de Deudae detectaron la necesidad de este tipo de servicio al sufrir directamente el problema de la morosidad como empresarios en otros proyectos. Lejos de ser los únicos, este problema fue directamente responsable de que entre 2007 y 2012 más de 60.000 empresas en España tuvieran que cerrar sus puertas. El principal problema en muchos casos no es que no se tenga voluntad de pagar sino la falta de liquidez para poder hacerlo.

En resumen, se trata de un servicio que reúne los requisitos de utilidad y de potencial demanda. Pero, sin embargo, es un servicio en general bastante desconocido y que, por tanto, tiene el hándicap de que la mayoría de los usuarios afines no sabe ni que existe.

Para hacernos a la idea con datos en la mano y según los datos que nos proporciona la herramienta Searchmetrics, por el criterio “compensación de deudas”, las búsquedas mensuales en Internet apenas llegan al centenar. Es decir, es un servicio que se busca muy poco a partir de su desconocimiento generalizado.

El reto: Difusión, difusión y más difusión

En este tipo de casos, el pilar de la estrategia de marketing online deberá ir, por tanto, orientado a promover ese conocimiento del servicio y de exponer su necesidad y su utilidad. Difusión, difusión y más difusión, no solo de la marca sino del servicio en sí, y siempre desde el punto de vista del valor informativo, no del autobombo comercial. No existe competencia propiamente dicha, por lo tanto nadie ha hecho el trabajo “por nosotros”.

  • Medios de comunicación. Si el producto o servicio realmente cumple esos criterios de novedad y utilidad, una buena baza para conseguir esa difusión son los medios de comunicación. En el caso concreto de Deudae.com es algo que les ha funcionado muy bien, precisamente por cumplir dichos requisitos, y han conseguido aparecer y ser referenciados en multitud de medios de comunicación generalistas y en prensa económica.
  • Marketing de contenidos. Un blog en una herramienta de difusión muy potente para dar a conocer lo que hacemos y cómo lo hacemos a través de suministrar información relevante que pueda interesar a quienes también les podría interesar nuestro propio producto o servicio. En este caso, Deudae tiene un blog desde el que facilita todo tipo de información de interés para las pymes y emprendedores.
  • Difusión a través de webs ajenas de temática directamente relacionada con el público objetivo del servicio: en este caso, el objetivo serían webs o blogs de economía, empresas, emprendedores, finanzas, autónomos, etc.

A partir de ahí, no hay que descuidar el posicionamiento en buscadores para conseguir atraer desde el primer momento todas las búsquedas que se vayan produciendo y que irán creciendo a medida que el servicio vaya ganando difusión y se vaya haciendo cada vez más conocido.

Y, por supuesto, trabajar el branding, el valor de la marca, para que directamente el servicio se asocie de una forma totalmente natural con nuestra marca y viceversa, ya que por otro lado tenemos la ventaja de no tener (demasiada) competencia. Es decir, en este caso, se trata de conseguir que el término “compensación de deuda” se asocie directamente con Deudae en la mente de los usuarios. Y que Deudae se asocie igualmente con la compensación de deudas.

¿Te habías planteado alguna vez hasta qué punto no tener competencia puede ser un auténtico reto y que realmente no está todo inventado?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies